Blog

Derechos de la Campesinada

La comida de nuestros platos nos la brinda, en primera instancia, la Madre Tierra. Siempre. Lejos del agradecimiento, tratamos con un desdén desmesurado todo lo que esté relacionado con la base de ese nuestro sustento, todo aquello no procesado, hormigonado, normalizado o publicitado. En un planeta cada vez más maltratado y agotado nuestra mejor embajada está en primera linea, intentando vivir en simbiosis con esta Pachamama: es el campesinado, tanta y tanta gente en contacto directo con la vida, escuchando la voz ténue pero constante de una tierra que, a nosotros los habitantes de las ciudades, hace tiempo que no nos habla.

Y como hay que nombrar, toca definir:

‘…se entiende por “campesino” toda persona que se dedique o pretenda dedicarse, ya sea de manera individual o en asociación con otras o como comunidad, a la producción agrícola en pequeña escala para subsistir o comerciar y que para ello recurra en gran medida, aunque no necesariamente en exclusiva, a la mano de obra de los miembros de su familia o su hogar y a otras formas no monetarias de organización del trabajo, y que tenga un vínculo especial de dependencia y apego a la tierra.’

Este es el primer artículo de la Declaración de Derechos del Campesinado, aprobado por la ONU en Diciembre de 2018. Independientemente de su actividad, un campesino es ciudadano de su pais, aunque no viva en ciudad alguna. Sin embargo su ciudadanía no le otorga los mismos derechos que al resto, le convierte en un individuo de segunda. Parece fuera del esquema de la modernidad, de ese supuesto progreso que tan exitosamente nos han vendido a través de tantos años, ese convertir en artificial todo como si lo primigenio arrastrase una ofensa intolerable. No hay que mirar muy lejos para verlo, sólo hay que mirar. Lo primero que me viene a la mente son las temporeras de la fresa, en Huelva, pero basta con hacer una búsqueda superficial (fuera de los grandes medios, claro) para ver tantos y tantos casos y situaciones de violación de derechos.

Este domingo celebramos, comemos, cantamos y clamamos por el campesinado. En el Museo del Pueblo de Asturias, por si os apetece

campesinada

https://axendamazucu.org/evento/7224

Anuncios

En Colliure, hace 80 años

El 22 de Febrero se cumplen 80 años de la muerte de Don Antonio Machado, tanta locura pudo con él. Sus restos yacen en Colliure, ciudad querida y hermana, pero sus poemas aun flotan en el aire, y lo harán cuando ni tan siquiera estemos aquí. Este sábado 16 le homenajeamos en Oviedo, en el Teatro Filarmónica, unidos al clamor de sus poesías

Banner-Machado

Lorca y Asturias

El capital cultural que atesoramos nos convierte en más conscientes y más libres, y con tal fin Federico García Lorca quiso participar en primera linea contra la ignorancia y el olvido: La Barraca, en un intento de hacer llegar la cultura en forma de teatro a toda la población, también llegó a Asturias. La atracción del poeta por el folklore asturiano se materializó en el verano de 1932, cuando la compañía actuó en diversos puntos de la geografía astur, no sin problemas ni avatares. Este miércoles honramos al poeta y a la persona, recordamos porque en la memoria reside la inmortalidad. Gracias, Federico

 

Cartel Lorca CCAI internet

 

 

 

Los últimos días de Antonio Machado

…Cuatro días antes de morir, Machado, muy grave, fue visitado por el doctor  Cazaben, a instancias de Mme. Figueres. Le recetó algunas medicinas y les comunicó que no se podía hacer nada. Aquellos cuatro días últimos estuvo muy agitado e inquieto. Se veía morir. A veces se le oía decir: “¡Adiós, madre, adiós, madre!”, pero su madre, en la cama de al lado, estaba sumida en un coma profundo. Mme. Figueres refería así uno de sus últimos recuerdos de Don Antonio y Doña Ana Ruiz: “(…) estuvo dos días en agonía. Les llevé la botella de champán que tenía reservada para cuando pudieran conocerse don Antonio y mi hijo. Les mojé los labios a los dos. Estaba consciente, me miraba y me dio las gracias con una sonrisa (…)”…

Cartel-Ultimos-dias-de-Antonio-Machado.jpg

Ars Erótica

“La jodienda no tiene enmienda”. Y con esta premisa, Ars Erótica es un alegato desinhibido y consciente por la costumbre humana de la sexualidad al hilo de poemas y canciones de varios siglos. Más allá de la burla, lo soez y el chiste fácil, presentamos en estas artes amatorias una visión que intenta ir más allá de los clichés “pollísticos” para sumergirse en el deseo desde formas liberadoras, irónicas y, sobre todo, humanas. Este viernes, 24 de Noviembre, en Siero, en el Centro Cultural de La Fresneda.

 

cartel-Ars-Erótica-Siero

 

 

 

Las tres heridas del poeta

En 1942 Miguel Hernández murió en prisión, que no preso, por un delito de amor. Amor a la gente, amor a los sueños, amor a raudales… Esa coherencia le costó la vida y por coherencia pudo vivir, sonriendo en su jaula inútil que apenas le retenía físicamente…

 

No, no hay cárcel para el hombre.
No podrán atarme, no.
Este mundo de cadenas
me es pequeño y exterior.
¿Quién encierra una sonrisa?
¿Quién amuralla una voz?
A lo lejos tú, más sola
que la muerte, la una y yo.
A lo lejos tú, sintiendo
en tus brazos mi prisión,
en tus brazos donde late
la libertad de los dos.
Libre soy. Siénteme libre.
Sólo por amor.

 

Fueron y son malos tiempos para el amor valiente. Nosotros lo defenderemos este viernes, 17 de Noviembre de 2017, a las ocho de la tarde en el Centro Social de Granda, Xixón.

 

cartel-Las-tres-heridas

Sol al Sur

Sol al Sur es una pieza musical basada en los versos de Juan José Ceba, más concretamente en la selección de Sara Torres en el libro Ser en luz (Saltadera, 2017). Consta de seis aires carentes de melodía principal, donde cada poesía toma ese papel dentro de cada construcción armónica, llevando la voz no-sonora vertebral y viajando por diferentes atmósferas.

 

2---3-_-Sol-al-Sur

4---5-_-Sol-al-Sur

6---7-_-Sol-al-Sur

 

 

Banner-Ser-en-luz